domingo, 17 de abril de 2011

En el río - Vetusta Morla

Para animar un poco el fin de semana os dejo con una recomendación musical, sacada del nuevo disco de Vetusta Morla, que saldrá el próximo mes de mayo.



En el Río - Vetusta Morla
Antes de ir
Se hacen y deshacen planes, culpas y cadenas.
Forman un telar
Que han tejido eternamente Aracne y Atenea.


Ya no estás
Te dejé al borde del río metidito en esa cesta.
Y ahora tu vacío
Gira y gira para siempre dentro de una rueca.


En el río, en el río
La orilla es una jaula hay muchos gallos de pelea.
Suenan cantos de sirena
Se dan muerte a garrotazos, una estampa muy goyesca.
En la noche, en la noche
Gira el mundo, gira el hambre y un revolver en la mesa.
En el río, en el río
Se oyen gritos en el río, alguien no saldrá de esta.


En el río, en el río
Suenan cantos de sirena.
Que en la noche, que en la noche
Todavía me despiertan.


En la canción se nombran a Aracne y Atenea, protagonistas de un bonito relato de la mitología griega:
Cuenta la leyenda que había una hermosa joven llamada Aracne. Era muy habilidosa en el arte de entretejer la lana, y por ese talento era reconocida.
Las Ninfas bajaban muchas veces hacia su morada para admirar sus trabajos y quedaban embelezadas por sus magníficos bordados.
En una ocasión le preguntaron si la diosa Atenea le había enseñado a trabajar la lana, pero Aracne se defendió como si la hubieran insultado:-¡Nadie me ha enseñado el oficio! Si Atenea quiere venir a competir conmigo, que venga!
Atenea la escuchó. Entonces se disfrazó de anciana para acercarse sin despertar sospechas y le dijo suavemente: -Acepta los consejos de esta anciana. Tú puedes alcanzar la gloria con tu oficio pero jamás podrás eclipsar a una diosa inmortal, como Atenea.
Aracne se ofuscó aún más:- ¡Que venga y teja! ¡Ya veremos quién gana!
Entonces, Atenea se quitó el disfraz de anciana, se sentó a su lado y comenzó a tejer. Durante horas y sin descanso se dedicaron a trazar intrincados y hermosos bordados.
Atenea hizo un magnífico trabajo, pero nada pudo decir del bordado maravilloso de Aracne.
La diosa, despechada destrozó en mil pedazos el trabajo de su competidora y ésta al no poder soportar esa humillación, intentó ahorcarse.
Atenea se compadeció de la joven y la salvó de la muerte pero luego le dijo: -¡Eres una desgraciada! ¡No vas a morir, pero a partir de ahora, tu vida penderá siempre de un hilo!
Aracne, fue convertida en araña y desde entonces no cesa de tejer colgada de un hilo.

Entradas Relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...