martes, 12 de agosto de 2014

Resumen de las XXII Jornadas de Gandía

El pasado fin de semana se celebraron las vigésimo-segundas jornadas de rol, estrategia y simulación de Gandía, que por segundo año consecutivo se celebraban en la Alquería Laborde.

Este año me había propuesto dirigir mucho y lo conseguí, realizando un par de partidas de Grecia y una de Z-corps, el ambiente fue como siempre muy bueno y aunque el calor no nos dio mucha tregua, conseguimos encontrar sombras donde poder rolear sin peligro.

La primera partida la dirigí el viernes por la tarde y las plazas se cubrieron en el lapso de tiempo que pasó entre colgar la partida en el tablón de anuncios y recoger los libros del coche.
Tenía ante mi un grupo de cinco chavales con ganas de mucha traca y lo que al principio iba a ser la clásica aventura que dirijo en todas las jornadas (Phalios, el hijo del mar) cambió en el último momento a el Mausoleo Olvidado, algo mucho mas mortal y peligroso.
Tomé la decisión de acortarla bastante y la aventura que está diseñada para que dure 3-5 horas, la pudieron acabar en 3 sin bajas, pero con grandes problemas.


Por la noche me dispuse a dirigir Z-corps, ya que es un juego que me encanta por su agilidad y diversión que aporta a los jugadores y director de juego, al fin y al cabo los que dirigimos también lo pasamos bien. Otro de los puntos fuertes es la facilidad de crear one-shots para supervivientes, tan solo necesitas un escenario y algunos eventos que vas desatando a medida que avanza la aventura.
Los jugadores disfrutaron mucho y yo también, mordiendo a un par de ellos. :)

El sábado por la mañana me dispuse a dirigir también Grecia, en esta ocasión repitieron algunos de los que probaron la partida de Z-corps la noche anterior y se unieron a María de +Aviso a roleantes y un amigo suyo.
En esta ocasión dirigí La maldición de Licaón por primera vez, y la verdad es que me encantó, aunque quizás es mas mortal de lo que me esperaba, ya que en el primer encuentro (el más duro de la partida) me cargue a un jugador y tuve que hacer de máster mamá en el último momento para no llevarme a otros 2. La sensación que me deja la aventura es muy buena.


El sábado por la tarde-noche lo dediqué a probar juegos de mesa y el domingo por la mañana la gente se dedicó a recoger sus cosas y volver a sus casas.


Analizando las jornadas, se echaba en falta alguna editorial, ya que ninguna vino este año y la única tienda que vendía rol, lo hacía con apenas 3 o 4 libros. La gran mayoría de las partidas de rol de las jornadas las traían particulares y algo tan normal en las jornadas como sorteos y rifas, en esta ocasión brillaban por su ausencia. Daba un poco la impresión que la gente iba a jugar campeonatos, porque se solían llenar enseguida (las partidas de rol también, pero porque eran pocas) y los roles en vivo se quedaban un poco cojos.
En ese aspecto, como aficionado al rol y no tanto a los juegos de mesa, me hubiese gustado mas implicación por parte de los organizadores, fomentando y premiando de alguna manera a la gente que desinteresadamente organiza cosas (quizás regalando agua, dados, lápices...)



Entradas Relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...