viernes, 16 de diciembre de 2011

La Maldición de Licaón

Licaón fue un antiguo Rey de Arcadia, fundó la Ciudad de Licosura (una de las ciudades griegas más antiguas) y llevó a sus ciudadanos a la prosperidad. Se dice que ahí erigió un templo en honor al Dios Zeus; desafortunadamente, su devoción hacia el dios llegaba a tal extremo que pronto comenzó a realizar sacrificios humanos, donde las víctimas no eran sólo esclavos, sino también sus propios huéspedes e invitados especiales.

Cuando Zeus se enteró de que Licaón estaba violando la ley de hospitalidad, decidió visitarlo y ponerlo a prueba; cuando llegó al hogar de Licaón, éste advirtió inmediatamente algunas señales que le hicieron pensar que podría tratarse realmente de una divinidad griega, así que antes de hacer lo mismo que hacía con el resto de sus visitas (es decir, asesinarlo y ofrendarlo en el templo de Zeus) decidió comprobar sus sospechas, por lo cual, durante la cena le ofreció de cenar a uno de sus esclavos. Ante esto Zeus se puso furioso y en castigo convirtió a Licaón en un lobo y con su rayo incendió el palacio para que no quedara huella de tanta maldad.


Sin embargo, la historia no termina aquí, pues se decía que Licaón tuvo una gran descendencia (cerca de 50 hijos procreados con diferentes mujeres). Estos hijos "malditos" tenian el don de convertirse en hombre lobo las noches del luna llena. Y poco a poco fueron extendiendo la maldición de Licaón por toda Grecia.



Entradas Relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...